Luz dura y luz suave, calidad de la luz

5/5 (de 4 votos)

Luz dura y luz suave, calidad de la luz

¿A qué nos referimos cuando hablamos de luz dura? ¿Y cuando hablamos de luz suave? ¿De qué depende la calidad de la luz?

A estas alturas seguro que ya has oído hablar de «luz dura» y «luz suave», y puede que estos términos te confundan un poco. Vamos a aclararlo para que puedas utilizar la calidad de la luz como recurso en tus fotografías.

Lo primero que hay que aclarar es que la calidad de la luz no se refiere a la cantidad de luz que recibe nuestro sujeto. Podemos tener una fotografía con mucha cantidad de luz y esta ser muy suave así como el caso contrario, tener una imagen con muy poca cantidad de luz pero de luz muy dura.

Ejemplo de luz duraCuando hablamos de luz dura nos referimos a una luz que provoca sombras muy definidas en el sujeto que estemos fotografiando.
Y no nos referimos a sombras muy oscuras, sino sombras con un límite muy marcado.
La transición de una zona iluminada a una zona en sombra es muy rápido, muy marcado, duro.
En un dibujo, una luz muy dura podrías definirla como una línea.

Fíjate en la primera de las dos imágenes de ejemplo que ilustran este bloque. Amplía la foto y observa la sombra proyectada por la barbilla de la chica sobre su cuello y analízala.
¿Cómo es la transición luz/sombra?
¿Es suave o se podría decir que es casi una línea?
Eso es una luz dura.

Calidad de la luz en fotografíaPor el contrario, la luz suave se caracteriza por una transición suave entre la zona iluminada y la zona en sombra.
Estas sombras pueden ser más o menos profundas, pero el cambio entre la luz y la oscuridad se produce suavemente. Entre la zona de luz y la zona de sombra hay un amplio espectro de niveles de sombra.

En la segunda fotografía del ejemplo puedes ver una foto con sombras muy profundas, muy oscuras, hay mucha diferencia entre las zonas iluminadas y las zonas en sombra. Pero la transición entre las luces y las sombras es suave. Abre la foto en grande y fíjate en esas transiciones luz/sombra. Se ve claramente la diferencia entre las dos fotos, ¿verdad?
Esta última es una luz suave o blanda.

¿De qué depende la calidad de la luz?

Cómo ya decía en el primer párrafo, la calidad de la luz no viene definida de la cantidad de ella que dispongamos sino de la transición entre las zonas de luz y las de sombra. Y ojo, «calidad de luz» no significa que una sea mejor o de más calidad que la otra en términos de buena y mala, sino en cuanto a su cualidad. Dependiendo de la foto y el efecto que queramos conseguir podemos necesitar una luz muy suave o todo lo contrario.

¿Y cómo conseguimos una luz dura o una luz suave?
La calidad de la luz depende del tamaño relativo de esa luz con respecto al sujeto.
Es decir, si nuestra luz es muy grande con respecto al sujeto, la luz es suave.
Cuando la fuente de iluminación es muy pequeña comparada con nuestro modelo, la luz es dura.
Y aquí es importante subrayar las palabras «tamaño relativo».

Vamos a poner dos ejemplos.
Luz dura: El sol es una luz grande (tirando a enorme, jejej) pero es muy pequeña en relación a la persona que está posando en la playa. Nuestro modelo recibirá una luz muy dura, con unas sombras muy definidas. La sombra de la nariz tendrá la forma perfecta de una nariz.
Los rayos de luz que alcanzan a nuestro modelo vienen desde una sola dirección, desde un punto muy concreto. Es fácil imaginar cómo esos rayos proyectan sombras muy concretas.
Luz suave: El sol entra en una habitación a través de unas cortinas blancas. Las cortinas se convierten en el nuevo emisor de la luz y tienen un tamaño de 2x2m. Es una luz enorme comparada con nuestro modelo que se encuentra a dos pasos de estas cortinas. La luz es muy suave. La sombra de la nariz está muy desdibujada y aunque está ahí, no se sabe bien dónde empieza y dónde acaba.
Las cortinas están enviando luz hacia nuestro modelo desde puntos repartidos por toda su superficie y, lógicamente, las sombras serán muy poco definidas.

Cómo modificar la calidad de la luz

Ya tenemos claro que esta calidad depende del tamaño relativo de la fuente de luz respecto al sujeto. Bueno, pues si queremos que una luz pequeña parezca más grande solo tenemos que acercarla y si queremos que una luz muy grande se endurezca podemos alejarla.

Imagínate un flash de mano que tiene un área aproximada de unos 40cm2. Si lo colocas, sin más, a dos metros del sujeto resultará en una luz muy dura. Si ese mismo flash lo colocas a 15 cms de un insecto para hacer un macro, la luz resultante será mucho más suave ya que has conseguido una luz muy grande con respecto al sujeto.

Este mismo flash podemos convertirlo en una fuente de iluminación mucho más grande de varias maneras. Cuando la luz rebota o pasa a través de algún otro elemento, este elemento se convierte en el nuevo emisor y la luz adquiere su tamaño. Por eso son típicas las ventanas (o softbox) que permiten ponerlas delante de un flash para aumentar su tamaño relativo.
La calidad de la luz depende del tamaño del origen respecto al sujeto
Si quieres o tienes que trabajar con el sol como luz principal y quieres suavizarla, puedes utilizar un difusor grande, de estos de 5 en 1 que incluyen un reflector blanco, negro, plateado y dorado. Bien, pues la estructura interior de este 5 en 1 es un difusor. Colócalo entre tu sujeto y el sol (más cerca de tu sujeto que del sol, jajajajaj) y estarás aumentando su tamaño fácilmente.

Luz difusa

Ojo con no confundir luz difusa con suave. Una luz difusa es aquella que sale del emisor en múltiples direcciones en vez de ser lineal. Esta luz no es menos dura que si fuera lineal. La única diferencia es que al partir en todas estas direcciones, la luz volverá a tu sujeto rebotada desde muchos ángulos diferentes, rellenando sombras (aclarándolas, haciéndolas menos oscuras). Y rellenar sombras no es lo mismo que suavizarlas. ¿Ves la diferencia?
Luz difusa y luz direccional
Si estamos en exterior, dónde la luz no puede rebotar en ningún sitio, ¿tiene sentido utilizar un difusor en nuestro pequeño flash que tenemos a tres metros del modelo? Lo único que conseguiremos es que menos luz alcance su objetivo.
En cambio, si ponemos nuestro difusor en el flash en una pequeña habitación, lo que vamos a conseguir es que la luz rebote en mayor medida en paredes y techo, y esto sí tendrá un efecto en la luz que recibe nuestro sujeto. Las sombras serán menos profundas, pero difícilmente más suaves.

Las telas de las ventanas/softbox no son traslúcidas para diseminar la luz en mil direcciones, sino porque si fuera transparente la luz no rebotaría en la tela con lo que no ganaríamos en tamaño del emisor.
De hecho, es muy frecuente utilizar una rejilla delante de un softbox. ¿Qué sentido tiene difuminar la luz y luego restringirle el ángulo utilizando una rejilla? Pues porque lo que nos interesa en ese caso es solo el aumento de tamaño de esa fuente de luz y no que salga en todas direcciones iluminando las paredes, el techo, el suelo o los muebles del estudio. Hemos aumentado mucho su tamaño sin perder luz hacia donde no nos interesa.

La luz difusa tiene la ventaja (o inconveniente según el caso) en volver hacia tu sujeto rebotada desde muchas más direcciones. En vez de enviar esa luz hacia tu sujeto directamente, estás enviando una parte hacia las paredes, techo y suelo que después rebota hacia tu sujeto (con mucha pérdida por el camino). Esto rellenará tus sombras en mayor o menor medida pero tu luz principal seguirá siendo pequeña, dura.

luz rebotada

Otro método muy recurrido es rebotar el flash en una pared o techo blanco. Colocas tu flash de mano en la zapata de la cámara y, en vez de dirigir la antorcha hacia tu modelo, la diriges hacia una pared grande y blanca. Tu emisor de luz es ahora esa gran pared. Has aumentado su tamaño relativo y ahora tu luz será mucho más suave. Esto es muy fácil de probar.
Rebotar la luz es un método muy sencillo de suavizar la luz
Si solo cuentas con el flash que viene integrado en tu cámara, poco podrás hacer. Lo de ponerle un difusor delante (vaso de plástico, folio de papel…) solo te servirá para iluminar más zonas de la habitación al dispersar la luz en muchas más direcciones pero no estarás aumentando su tamaño con lo cual, las sombras serán igual de duras que sin él. Puede que algo de suavidad ganes al usar un difusor de este tipo pero solo se deberá a que al enviar la luz en más direcciones, esta rebote desde más ángulos hacia tu sujeto, rellenando sombras desde varias direcciones. Esto es solo rellenar sombras, no suavizar la luz.
Lo que sí puedes probar es poner un trozo de papel de aluminio delante de tu flash de manera que la luz rebote hacia el techo o hacia una pared. Lo malo es que perderás gran parte de la poca potencia que tiene un flash de este tipo.

Hay que tener en cuenta que se pierde mucha potencia con la distancia. Ya hablaremos de la ley inversa del cuadrado ;), pero que sepas que en cuanto la rebotes, la vas a tener en mucha menor cantidad.

Un ejercicio mental

Vuelve a mirar la fotografía que encabeza este artículo. ¿Cómo crees que podría estar hecha?
a) Una ventana de luz muy grande y cercana a la modelo con una persiana delante para proyectar líneas sobre la modelo.
b) Una fuente de luz muy pequeña y lejana con una persiana colocada bastante cerca de la modelo.
c) No tengo ni idea. Voy a volver a leerme el artículo.

¿Te ha gustado esta entrada?

Deja una respuesta


logo fotoversia© fotoversia.com -

icono fotoversia
¿Te gusta lo que estás leyendo?
Visita fotoversia.com en facebook y hazte fan
para estar al día. ;)
cerrar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies. Pincha el enlace si necesitas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies