Los modos de enfoque

4.92/5 (de 12 votos)

Los modos de enfoque

Cómo se utilizan los modos de enfoque automático en una cámara réflex, qué opciones tiene cada uno de ellos y cómo utilizarlos.
categoría/s:

Una de las ayudas técnicas que nos brindan las cámaras actualmente es el enfoque automático o autofocus. Es extremadamente útil y ofrece varios modos de enfoque automático que debemos conocer y utilizar correctamente para adaptarlo a cada tipo de toma.

En algunas ocasiones vamos a tener que utilizar el modo manual pero en la mayoría de casos el sistema automático de nuestra cámara se ocupará del enfoque y lo resolverá sin ningún problema y con gran precisión.

Al mirar por el visor de tu cámara encontrarás una serie de cuadraditos dispuestos por toda el área del encuadre que representan los sensores o puntos de enfoque de los que dispones.
Puedes encontrarte desde tres a varias decenas de estos puntos. Mi pequeña Nikon D60 contaba con tres y en la nueva Nikon D500 encontrarás hasta 153 puntos de enfoque.
Estas son las zonas en las que la cámara va a hacer sus mediciones para actuar sobre el motor de enfoque de tu objetivo (o el de la cámara según modelo) buscando el mayor nivel de enfoque posible. Estas mediciones se hacen por contraste o por detección de fase, pero no vamos a explicar esto ahora.

Al hacer una foto en modo automático verás que justo antes del disparo se iluminan en rojo uno o varios de estos puntos, suena un pitidito y aparece un circulito verde en la parte inferior de tu visor. Esto significa que la cámara ha conseguido enfocar y que el disparo se puede realizar. El punto (o los puntos) de enfoque iluminado será dónde la cámara ha situado el plano de enfoque.

Otro detalle a tener en cuenta es que los puntos de enfoque pueden ser verticales, horizontales o de cruz. Los de cruz son los más precisos ya que hacen sus mediciones en líneas tanto horizontales como verticales, pero son los menos numerosos. En el manual de tu cámara vendrán bien definidas las características de tu sistema de enfoque.

Enfocar en una réflex; media pulsación

No sería la primera vez que estando de viaje con la familia le pides a alguien que os haga una foto y, después de explicarle que no es que la cámara esté apagada sino que tiene que mirar por el visor, ves como pulsa el disparador a fondo. Si la cámara no ha conseguido enfocar en ese momento puede que la foto ni siquiera se haga.

Y es que para utilizar el enfoque automático, lo normal es que tengas que realizar media pulsación en el disparador, esperar (no mucho) a que la cámara te indique que ha conseguido enfocar y después pulsar a fondo el disparador para realizar tu fotografía.
La cámara te indica que ha logrado enfocar de varias maneras; emitirá un pitido, iluminará o resaltará el punto de enfoque seleccionado y mostrará el icono de enfoque en la parte inferior de tu visor.

Puntos de enfoque

Antes de realizar el disparo debemos poder decirle a la cámara qué parte de la imagen queremos que esté enfocada. En algunas situaciones no será nada crítico pero, si te has leído la entrada sobre la profundidad de campo, verás que en otras muchas será imprescindible indicar con la mayor precisión posible dónde ha de situarse el plano de enfoque de tu foto.
Dependiendo del modelo de tu cámara podrás elegir el/los punto/s de enfoque que quieres que se utilice a la hora de enfocar automáticamente.
Lo mejor es que consultes el manual de tu cámara para saber cuántos puntos de enfoque tienes y cómo seleccionar uno u otro a la hora de hacer tus fotos. Normalmente podrás utilizar los botones del cursor para moverte por la matriz de puntos y seleccionar uno.

El motor de enfoque

El sistema automático actua sobre el motor de enfoque para ir variando la distancia focal hasta lograr enfocar. Este motor puede encontrarse en el cuerpo de la cámara o en el propio objetivo. Las cámaras más sencillas no llevan motor de enfoque en el cuerpo por lo que se hace obligatorio contar con objetivos que lleven el motor de enfoque integrado para poder utilizar el modo automático.
Dependiendo de la marca del objetivo, unas siglas en su nomenclatura te indicarán si incluye motor o no. En objetivos Nikkor tendrás que fijarte en las siglas AF-I o AF-S (S de “silent”, no confundir con AF-S, con S de “single”… ejem) para confirmar que incluyen este motor. De nuevo, échale un vistazo a tu manual para salir de dudas.

Los modos de enfoque

Enfoque manual (MF)

En algunas situaciones puede que nuestra preferencia sea utilizar el enfoque manual, aunque también es posible que no tengamos otra opción debido a las condiciones o exigencias de la toma. Muchas veces el enfoque automático se puede volver un poco loco intentando enfocar una escena forzándonos a desactivarlo y aguzar la vista para enfocar manualmente.
Cuando nos encontramos en situaciones problemáticas en cuanto a contraste, o con objetos entre el motivo principal de nuestra foto y la cámara (cristal sucio, una valla metálica…), momentos de poca iluminación o que queremos desenfocar premeditadamente, podemos utilizar el enfoque manual.

En fotografías de naturaleza muerta y macro se suele utilizar el enfoque manual ya que se puede querer enfocar una única vez para realizar después una serie de fotos con el enfoque fijo.
Otra opción para estos casos es enfocar con el modo de toma simple y bloquear después el enfoque pasando a manual para que el enfoque no se vea alterado en las siguientes tomas.

Pero incluso teniendo el enfoque en modo manual podemos ayudarnos un poco con el autofocus de la cámara. Ya hemos visto que la cámara muestra un icono específico para el enfoque en el visor. Podemos utilizar este mismo indicador cuando estemos enfocando en modo manual si mantenemos la media pulsación en el botón de disparo.
Claro está que esto no nos servirá si el motivo por el que estamos enfocando manualmente ha venido forzado por cualquier motivo que impida el enfoque automático ya que la cámara será incapaz de detectar el enfoque correcto.

Para activar el modo manual, o mejor dicho, desactivar el modo automático, deberemos cambiar la posición del botón deslizante que se encuentra en tu objetivo y que llevará las siglas “MF/AF” o similar.

Una vez nos hemos asegurado de que el objetivo tiene activado el modo automático tenemos varios modos de enfoque disponibles.

Enfoque de toma simple, “single servo” o “one shot” (AF o AF-S)

En el modo AF-S la cámara enfocará una sola vez al realizar la media pulsación en el disparador, y tras el pitido que nos indica que se ha logrado enfocar, acabaremos de pulsar para realizar la toma.
Si en vez de retirar el dedo del botón de disparo lo mantienes a media pulsación, mantendrás el mismo enfoque para varias tomas.
Este es el modo más común y es el que deberías elegir si tu sujeto no está en movimiento, o si por ejemplo vas a querer enfocar una sola vez y realizar varias tomas bloqueando el enfoque.

Enfoque continuo o servo (AI Servo o AF-C)

En el modo AF-C la cámara realiza continuas mediciones mientras mantienes la media pulsación. Este modo es el indicado para objetos en movimiento. Si quieres hacer una foto a tu hijo pilotando su flamante monopatín, este suele ser el modo más adecuado ya que a medida que el niño se desplaza el plano de enfoque va variando y podrías obtener una foto desenfocada aún habiendo conseguido enfocar medio segundo antes.

Enfoque automático (AI o AF-A)

Este modo es un híbrido entre los dos y la cámara decide automáticamente el modo AF-S o AF-C dependiendo del movimiento que la cámara detecte en el encuadre. Creo que yo no lo he utilizado nunca. Me parece mucho más fiable utilizar uno de los dos anteriores ya que tú sueles saber con anterioridad si vas a necesitar el servo continuo o no.

Área de enfoque

Una vez hemos seleccionado el modo de enfoque debemos poder decidir en cuál/es de esos puntos de enfoque nos interesa en cada caso.
Podemos indicar si queremos que se fije en un único punto o en un grupo de puntos. Y podemos decidir si queremos seleccionar nosotros ese punto de enfoque o que se seleccione de manera automática dependiendo del movimiento detectado en la cámara y/o la distancia a los diferentes objetos de la escena.
Mira en el manual de tu cámara cuáles son tus opciones y cómo seleccionar una u otra.
Una vez selecciones tu modo de enfoque y tu área de enfoque, estos dos ajustes se mantendrán hasta que necesites cambiarlos de nuevo.

Punto sencillo o enfoque puntual

En este modo el sistema de enfoque se centrará en un único punto de los que se muestran en tu visor. Además podrás indicar cuál de ellos es el que te interesa ya que vas a enfocar a los ojos de tu modelo.
Para seleccionar tu punto de enfoque tendrás que utilizar el control de cursor de tu cámara.
Ojo, si al utilizar el cursor ves que no cambia el punto de enfoque, haz media pulsación en el disparador para activar el sistema de enfoque. El punto que selecciones debería resaltarse en blanco o en rojo a medida que te vas desplazando por la rejilla.
En situaciones en las que el enfoque automático tenga ciertas dificultades te recomiendo que intentes utilizar uno de los puntos de cruz que tengas disponibles.

Área dinámica

Igual que el modo anterior pero con la diferencia de que si tu sujeto se mueve ligeramente, la cámara detectará este movimiento y utilizará uno de los puntos cercanos.
Si no estás muy seguro de que tu modelo se vaya a estar quieto utiliza este modo. :)

Automática

Este es el modo más automático de todos ya que él solito decide qué es lo importante en tu foto dependiendo de distancias, volúmenes, contrastes…
Utiliza este modo si no sabes lo que estás fotografiando. Je je

Prioridad al enfoque o al disparador

Es muy posible que los ajustes de tu cámara te permitan también decidir si el sistema de enfoque tendrá prioridad sobre la pulsación en el disparador. Es decir, si quieres que la foto se realice aunque no se haya conseguido el enfoque perfecto o si prefieres que la cámara espere a enfocar para después disparar.
Por ejemplo, si estás realizando un disparo en ráfaga a un objeto en movimiento, preferirás seguramente que las fotos se realicen aunque no hayan conseguido enfocar en todas y cada una de las tomas pero si estás haciendo una foto a un objeto inanimado, es muy posible que prefieras esperar a que el sistema de enfoque automático acabe su tarea.

Enfoque disociado

Ya sabemos que para activar el enfoque automático tenemos que hacer media pulsación en el disparador. Pero esto no tiene porqué ser siempre lo más práctico o lo más cómodo. Cada vez que levantes el dedo del pulsador va a anular el enfoque anterior y esto puede no gustarte o no convenirte en un momento dado.
Seguro que has visto en tu cámara un botón con las siglas “AF-L/AE-L” o similar. Esto significa literalmente “Bloqueo de Enfoque Automático / Bloqueo de Exposición Automática”. En las opciones de configuración de tu cámara encontrarás la forma de utilizar este botón para activar el enfoque automático.
De este modo dejas de utilizar la media pulsación y pasas a utilizar este botón con el pulgar cuando necesites enfocar.

Enfocar y reencuadrar

Una práctica muy común es la de enfocar y reencuadrar ya que te permite enfocar objetos que estén fuera del alcance de tus puntos de enfoque. También te permite utilizar los puntos de cruz en situaciones en las que los puntos horizontales o verticales no te estén dando buenos resultados, consiguiendo así algo más de precisión en el enfoque.
Simplemente consiste en seleccionar el punto que más te convenga (el central es de cruz, seguro), modificar tu encuadre hasta que este punto coincida con el objeto que quieras enfocar, hacer media pulsación hasta oír el pitido del enfoque, reencuadrar y terminar de disparar.
Si tienes el enfoque disociado es incluso más cómodo de hacer.

Cómo y cuándo utilizar cada combinación, ejemplos

Pongamos algunos ejemplos prácticos para practicar en el parque.
Para hacerle una foto a un diente de león que hay en el césped, lo primero será tirarnos al suelo. :)
Abrimos la apertura al máximo para conseguir un bonito desenfoque del fondo. La ISO la hemos dejado en su valor mínimo y ajustamos la velocidad de obturación para conseguir la exposición correcta.
Nos damos cuenta de que queremos un encuadre más cerrado de la flor así que nos acercamos reptando cual lagartija al sol. Ahora nos vemos que hemos superado la distancia mínima de enfoque de nuestro objetivo (ojo con esto) así que nos tenemos que alejar un poquito. Reptamos de nuevo pero hacia atrás, que es más divertido.
Seleccionamos el modo de enfoque AF-S que nos permitirá enfocar en cada pulsación del disparador. Seleccionamos “punto único” como área de enfoque. Seleccionamos el punto de enfoque que coincide con la corola del diente de león y disparamos. Tenemos configurada la prioridad al enfoque, así la cámara no dispara a menos que haya conseguido antes enfocar.
Resulta que se ha levantado un poquito de viento y la flor bambolea ligeramente haciendo que en algunas fotos se vaya de foco. Podemos probar a seleccionar el área dinámica en las opciones de enfoque.

Al levantarnos del suelo vemos que se acerca el peque en la bici poniendo cara de velocidad, así que rápidamente cambiamos a modo AF-C (servo continuo) y dejamos activada el área dinámica. Colocamos el punto de enfoque en la cara de niño y le soltamos una ráfaga de fotos realizando un pequeño barrido a medida que pasa por delante de nosotros. Aquí lo suyo sería activar también la prioridad al disparo. ¡Todas perfectamente enfocadas! :)

Si crees que puedes estar teniendo problemas con el enfoque automático puedes leer la entrada dónde se explica cómo corregir el backfocus y frontfocus.

Espero que te haya gustado esta entrada y que despeje algunas dudas sobre el sistema de enfoque automático y todas sus siglas. Si es así, te agradezco que valores esta entrada. ;)

¿Quieres seguir leyendo?

La siguiente entrada en el Índice de fotografía es:

27 Nov 16

El balance de blancos en fotografía
4.57/5 (de 14 votos)

El balance de blancos en fotografía

Otro parámetro que tendremos que ajustar y que mejorará rápidamente la calidad de imagen de nuestras fotografías.

¿Te ha gustado esta entrada?

Deja un comentario


logo fotoversia© fotoversia.com -

icono fotoversia
¿Te gusta lo que estás leyendo?
Visita fotoversia.com en facebook y hazte fan
para estar al día. ;)
cerrar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies. Pincha el enlace si necesitas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies