El objetivo

5/5 (de 13 votos)

El objetivo

En esta entrada aprenderás a distinguir los objetivos por las siglas de su nomenclatura para poder utilizar uno u otro según la necesidad.
categoría/s:

¡Ojo, que vienen curvas!
Este es un tema muy, muy amplio que voy a tratar de resumir sin dejarme cosas importantes en el cajón, para que puedas empezar a defenderte al pelear con todas las siglas, o al menos una parte de ellas, que forman parte de la nomenclatura de los objetivos y salgas airoso a la hora elegir cuál/es meter en tu mochila.

85mm-y-lentes
Objetivo y las lentes que lo componen

El objetivo es el primer componente de tu equipo con el que se topará la luz de camino a la retina de tu máquina, el sensor. Está compuesto por una serie de lentes cóncavas y convexas cuya misión es dirigir esa luz hacia tu sensor. Es una misión sencilla… aparentemente.
El problema es que a nuestros objetivos les vamos a exigir que esa luz llegue en la mayor cantidad posible, que no deformen la imagen, que no provoquen cambios de color o contraste, nitidez a lo largo y ancho de toda la foto y versatilidad en cuanto a distancia focal.
Siento decepcionarte, pero ese objetivo perfecto no existe. Al menos no con todas estas condiciones juntas.

Sí, algunas compactas o bridge tienen objetivos zoom de hasta 83X (lo que vendrían a ser 2000mm de longitud focal) capaces casi de acabar con la polémica llegada del hombre a la luna capturando la bandera estadounidense en una noche despejada, pero antes de acabar esta entrada te darás cuenta de que si un aficionado lleva tanto peso y dinero en objetivos en su mochila y se para a cambiarlo cada dos por tres seleccionando el más adecuado en cada situación, no es porque le guste maltratar su salud y su economía.

Características de un objetivo

A la hora de comprar un objetivo nuevo nos vamos a topar con un montón de características que debemos conocer para elegir correctamente. Verás que lo primero que vamos a necesitar saber es qué vamos a hacer con él, pero eso lo vamos a dejar para el final de esta entrada para que se entiendan bien los criterios de selección.

Montura

Bueno, la montura está claro que es determinante ya que se trata del sistema de anclaje que le permite unirse a tu cámara. No podrás montar un objetivo Canon en una cámara Nikon o un Olympus en una Pentax. Además cada marca tiene varias monturas para diferentes formatos así que lo mejor es que mires en tu manual cual es la montura disponible en tu cámara.
La montura de un objetivo incluye los contactos para el sistema electrónico y/o el sistema de enfoque así que es posible que, aunque puedas utilizar objetivos más antiguos, pierdas parte de estas funciones.

Longitud focal.

La primera característica de un objetivo es su longitud focal.
La longitud focal es la distancia entre el plano focal de tu cámara y el centro óptico del objetivo, o lo que es lo mismo, la distancia entre el diafragma del objetivo y el sensor de la cámara. Se mide en milímetros y determina el ángulo de visión que obtendrás al utilizarlo.
A menor longitud focal mayor ángulo de visión. Por decirlo claro, cuanto menor sea la longitud focal más cosas te cabrán en el en cuadre. :)
Un objetivo de 18mm tiene un gran ángulo de visión y uno de 300mm te permite ver cosas que se encuentran muy lejos.
Es tan importante esta característica que los objetivos acaban catalogándose entre objetivo angular, objetivo normal y teleobjetivo por su longitud focal.
Algunos objetivos van incluso un poco más allá y se consideran super-angulares y super-teleobjetivos.
Distancia focal y ángulo de visión

Objetivo normal o estándar

La longitud focal que se considera normal en nuestras réflex de pequeño formato está alrededor de 50mm, y en teoría es con el que conseguimos un ángulo de visión más próximo al humano, de unos 46º.

Objetivo angular

Retrato con objetivo ojo de pez
Retrato realizado con un objetivo de 14mm

Este es el nombre de los objetivos con longitudes focales por debajo de los 50mm y con ellos se consigue mayor ángulo de visión, de ahí su nombre. Cuando necesites capturar mucho espacio en tus fotos necesitarás un angular.
Por debajo de los 40mm se considera un Gran Angular y por debajo de los 25mm, Super Gran Angular.
Cuanto mayor sea el ángulo de visión más distorsionada aparecerá la imagen y más curvadas se verás las líneas rectas y, aunque suelen estar construidos para minimizar estas distorsiones, no siempre se consigue del todo.
Los objetivos angulares no se suelen utilizar para retrato debido justamente a la deformación que provoca en las facciones de la cara. A la derecha verás de qué estoy hablando. :)
Cuando alcanzan ángulos de visión cercanos a los 180º se les llama Ojo se pez y la imagen que proyectan sobre el sensor es la más distorsionada de todos.
Por otro lado, la profundidad de campo es mayor que en un teleobjetivo.

Teleobjetivos

Son los objetivos con longitudes focales por encima de la normal, es decir, de 50mm en adelante, reduciendo el ángulo de visión a valores por debajo de los 40º.
Más allá de los 300mm se consideran Super Teleobjetivos.
Una característica destacable de los teleobjetivos es que cuanto más larga sea la longitud focal, mayor compresión de la perspectiva. Seguramente hablaremos detenidamente sobre esto en otra ocasión pero un teleobjetivo hace parecer más cercanas las cosas y lo más importante es que cuanto más lejos estén más cerca parecerán.
Seguro que has visto fotos de una luna gigantesca saliendo por detrás de una colina por la que pasea un ciervo fardando de cornamenta. No tiene porqué ser un fotomontaje. Un teleobjetivo “acercará” la luna mucho más que la colina y el ciervo.
La profundidad de campo que conseguimos con un teleobjetivo es menor que en un angular, pero además, este efecto se ve potenciado por el aumento del tamaño de los elementos que se encuentren al fondo.
Ojo, el efecto contrario sucede con los angulares.

Compresión de la perspectiva
Al tener un ángulo de visión reducido, un teleobjetivo comprime la la perspectiva

Tipo de focal; objetivos fijos y objetivos zoom

Es importante diferenciar entre objetivos que te permiten trabajar con una única longitud focal, llamados fijos, y objetivos que permiten variar la longitud focal cuando lo necesites gracias a una serie de partes móviles, llamados objetivos zoom.
Es muy posible que compraras tu cámara con un objetivo zoom incluido en el pack. Un 18-50mm, 18-135mm o similar, que te permitirá variar la distancia focal entre 18mm y 135mm en el último caso.
Son muy versátiles y muchas veces te permitirán moverte con un solo objetivo para cubrir muchas situaciones diferentes. Lógicamente, cuanto más amplio el rango, más versátil resultará.
Pero suelen ser más caros o, de no serlo, ofrecer peores resultados que los objetivos fijos ya que son mucho más complicados de diseñar y construir.

Luminosidad de un objetivo

Otra de las características importantes en un objetivo es lo luminoso que resulte. La apertura máxima (menor número f) que permita su diafragma nos hará muchas veces decantarnos por uno u otro.
La apertura mínima (mayor número f disponible) también resulta interesante pero es más crítica la máxima y por eso es la que se suele incluir en la nomenclatura del objetivo. La verás indicada sobre el cuerpo de tu objetivo con valores como 1:1.8 o 1:3.5, por ejemplo.
Si se trata de un objetivo zoom vendrán indicados los valores mínimos con los que puedes contar cuando utilices su longitud focal mínima y máxima. En un 18-200mm te podrás encontrar, por ejemplo, con una inscripción como 1:3.5-5.6, lo que significa que cuando trabajes a 18mm conseguirás una apertura máxima de f/3.5, que se limitará a f/5.6 cuando estés en 200mm.
Si seleccionas f/3.5 estando en 18mm y mueves el anillo del zoom mientras miras por el visor, verás como la apertura va variando automáticamente, limitándose a f/5.6 cuando llegues a 200mm.
También existen objetivos zoom que ofrecen una apertura máxima constante en todo su rango focal. En ese caso solo se indicará 1:2.8 y cómo habrás imaginado es una capacidad más que recomendable.
Ya sabes como funciona el diafragma de tu cámara, así que solo necesito recordarte que un objetivo muy luminoso no solo te permitirá hacer fotos con menos luz disponible sino que te permitirá reducir más la profundidad de campo cuando lo necesites, y esto son dos asuntos muy serios. ;)

Estabilización

Siglas del estabilizador de imagenMuchos objetivos incluyen hoy en día un sistema de estabilización de la imagen que permite eliminar cierto grado de vibraciones o temblores en la cámara mientras el obturador está abierto.
Esto resulta especialmente útil cuando trabajamos con la cámara en mano, en condiciones de poca luz o de longitudes focales largas en las que una pequeña vibración se puede convertir en una imagen trepidaba, movida.
En ciertas situaciones un sistema de estabilización te permite trabajar con uno o dos pasos de ventaja, lo cual no está nada mal. Es decir, si por las condiciones de la foto te toca aumentar la sensibilidad ISO para intentar mantener una velocidad de obturación decente, activando la estabilización del objetivo es posible que no necesites ese cambio, o no en tantos pasos.
Existen sistemas de estabilización en el objetivo y en el cuerpo de la cámara. Cada uno tiene sus pros y sus contras, aunque el sistema integrado en el objetivo es el más valorado por su eficacia, encarece el objetivo y le añade peso.
Ojo, lo que se suaviza son los pequeños movimientos de la cámara, no de los objetos que estemos fotografiando. :)
Lo encontrarás indicado en tu objetivo, si lo incluye, con varias siglas dependiendo de la marca:  IS (de Image Stabilizer, en Canon), OIS (de Optical Imagen Stabilization), VR (Vibration Reduction, en Nikon), OS (de Optical Stabilization en Sigma), OSS (de Optical SteadyShot en Sony)…

Tipo de enfoque

A la hora de comprar un objetivo moderno, lo más normal es que cuente con un sistema de enfoque automático pero todavía se fabrican objetivos para usos muy concretos como el Petzval de Lomography (https://www.lomography.com/art-lenses) o algún Lens Baby (http://lensbaby.com) que son únicamente de enfoque manual.
Los objetivos Zeiss para Canon o Nikon tampoco cuentan con un sistema de autofocus, por falta de apoyo por parte de Canon y Nikon, según cuenta Zeiss.
Por otra parte, es posible que caiga en tus manos algún objetivo antiguo que no disponga de autofocus. El único inconveniente es que tendrás que aguzar la vista para enfocar manualmente.
De todas formas, si en algún caso necesitas enfocar a mano en un objetivo que sí cuente con enfoque automático, podrás desactivarlo desde el propio objetivo o desde la cámara.

Motor de enfoque

El motorcito que se encarga de variar la distancia focal cuando utilizas el autofocus suele estar en el cuerpo de la cámara en los equipos más completos pero, supongo que en un intento de abaratar los cuerpos, se empezó a eliminar este motor en algunas cámaras más sencillas para acabar incluyéndolo en el objetivo.
Las siglas del tipo de motor de enfoque es otro de los elementos que pueden formar parte de la nomenclatura de tus objetivos y podrás encontrarlas como HSM (Hyper Sonic Motor, en Sigma), AF-S (AutoFocus Silent, en Nikon), USM (UltraSonic Motor, en Canon)…
Si tu cámara tiene motor de enfoque verás que del anillo de la montura sobresale un tornillito que es el que se encarga de trasmitir el movimiento al objetivo.
Comprueba en el manual de tu cámara qué objetivos son los que vas a necesitar ya que no es lo mismo AF que AF-S, por ejemplo.

Anillo de diafragmas

Puestos a hablar de siglas, el anillo de diafragmas es otro de los elementos que desaparecen en los objetivos modernos ya que este ajuste se puede realizar desde los diales de la cámara. La ausencia de este anillo manual de cambio de diafragmas no siempre se indica pero Nikon lo marca con una G y Pentax con una J.

Otras características importantes

Existen otras muchas características que puedes necesitar identificar dependiendo del uso que vayas a darle a tus “cristalitos”.

Si te quieres dedicar a fotografiar objetos de pequeño tamaño, detalles o insectos, lo mejor es que busques un objetivo Macro ya que te ofrecerá una distancia mínima de enfoque adecuada y que suele tratarse de objetivos con una longitud focal superior o igual a 50mm.

Existen también unos objetivos muy dirigidos a la fotografía de arquitectura que son los llamados objetivos descentrables o Tilt & Shift. Estos objetivos permiten realizar fotografías y panorámicas en las que las líneas verticales y la perspectiva están muy controladas. Y ese es justamente el motivo por el que son todos objetivos angulares.

DX y FX; qué es el factor de recorte

¡Uf! Este tema siempre crea mucha confusión y es origen de infinidad de preguntas en los foros de fotografía. Así que, para no alargar mucho esta entrada y aclarar correctamente ese tema, he escrito una entrada sobre el factor de recorte que te recomiendo que leas sobre todo si tu cámara no es una full-frame.
Aquí solo cabe decir que existen objetivos específicos para las cámaras con sensores APS-C (DX) y que si tu cámara es Full Frame (FX) no podrás utilizarlos a menos que te guste tener las esquinas de tus fotos completamente negras.
Si tu cámara tiene sensor APS-C (DX) puedes utilizar los objetivos FX o DX.

Tamaños de sensor Full Frame y APS-C
Comparación de tamaños de sensor Full Frame y APS-C

Objetivos “kiteros”

Este término hace referencia a los objetivos que suelen incluirse con algunos cuerpos de cámaras a modo de “pack” o “kit”. De ahí el nombre.
No tienen porqué ser malos. Hay kits con objetivos muy decentes pero es cierto que se suelen incluir como reclamo para cuerpos de cámaras sencillas y que suelen ser también sencillos.
También es cierto que alguno de estos objetivos ha acabado llamándose “el pisapapeles” por la única utilidad real que tenía. Jajajaja
Es fácil encontrar kits que incluyan el cuerpo de la cámara y un 18-55mm o 18-105mm o 18-135mm. A veces se puede incluir también un 55-200mm con lo que tendrías objetivos que cubren las focales desde 18mm hasta 200mm.
No creo que haga falta indagar mucho más en este tema. Lo he querido añadir porque alguna vez me lo han preguntado.
En cualquier caso te vendrá de perlas si es tu primera cámara réflex y te recomiendo que te decantes por un kit con un zoom lo más amplio posible. Ya invertirás en objetivos más específicos según vayas necesitando. :)

Qué diferencia un objetivo bueno de uno malo

Como todavía no han conseguido fabricar el objetivo perfecto y excelente para cualquier uso, se puede haber dado mayor o menor importancia a cada una de las características de las que hemos estado hablando más arriba a la hora de diseñarlo.
Así que nos vemos obligados a centrarnos en el tipo de fotografía que nos gusta hacer y buscar un objetivo que nos ofrezca el máximo en los aspectos que nos van a interesar.
¿En qué detalles te puedes fijar una vez te hayas decidido entre fijo o zoom, longitud focal y apertura máxima, FX o DX…?

Construcción: Lógicamente, como pasa con cualquier otro producto industrial, al construir un objetivo se puede hacer con mejores o peores materiales. También se puede haber diseñado correctamente todos sus componentes en cuanto a ergonomía y durabilidad. Cuanto más caro sea un objetivo, más vas a querer que dure y eso lo saben los fabricantes. En principio, no esperes la misma calidad de materiales y acabados en un objetivo de 200€ que en uno de 2000€, aunque esto no es siempre así. Encontrarás objetivos de focal fija (llamados Prime Lens), muy luminosos y muy bien construidos simplemente porque son sencillos de fabricar.

Aberración cromática: En las zonas de la imagen en las que encontramos una diferencia brusca de contraste, como por ejemplo en las oscuras ramitas finas de un árbol contra la luz del cielo, suele aparecer la aberración cromática que consiste en finas líneas moradas o verdosas perfilando el borde de las ramas. Los mejores objetivos minimizan este problema.

Aberración cromática
Efecto (un pelín exagerado) de la aberración cromática.

Nitidez: Los objetivos más económicos perderán bastante nitidez a medida que te alejas del centro de la imagen y también pueden perder mucha nitidez al utilizar las aperturas más grandes.

Color y contraste Es “normal” que los objetivos pierdan contraste a determinadas aperturas muy amplias pero es algo que te permitirá comparar objetivos de características similares y diferentes marcas al buscar un objetivo luminoso.

Viñeteado: En la entrada sobre el factor de recorte verás a qué se deben casi siempre los viñeteados. Como te imaginarás, aunque algunos usemos el viñeteo como recurso artístico en muchas ocasiones (para bien o para mal :)), es algo que no querrás que suceda en todas tus fotos.

Flares (reflejos): Cuando haces fotos a determinados ángulos con respecto a una fuente de luz, es posible que parte de esa luz se refleje en las lentes de tu objetivo provocando círculos de color y manchas blancas en tus fotos. Este es otro problema óptico que todos los fabricantes intentan evitar, o al menos tenerlo limitado.

Distorsiones de la imagen Si vas a hacer fotos de arquitectura tendrás que buscar un objetivo que tenga bien corregidas estas distorsiones para que tus edificios no parezcan de gelatina. Las distorsiones son más claras y más difíciles de corregir en los angulares.

Distorsiones más típicas de la imagen
Distorsiones más típicas de la imagen

No te obsesiones buscando el objetivo perfecto porque no existe. No es cuestión de no aceptar ni la mínima aberración cromática o pretender tener el mismo contraste a f/1.2 que a f/8. Simplemente son cosas que hay que tener en cuenta a la hora de comparar un mismo objetivo en dos marcas diferentes, por ejemplo. Ten en cuenta también que no es lo mismo hacer retrato en estudio que paisajes al atardecer. Los malos resultados de un objetivo de uno de estos “fallos” no tiene porqué suponerte un problema dependiendo del uso que le vayas a dar.
Lo importante ahora mismo es hacer muchas fotos y practicar todo lo aprendido. Poco a poco irás notando en qué se queda corto tu equipo y sabrás exactamente lo que necesitas para mejorarlo.

Lo mejor a la hora de buscar un objetivo nuevo es que busques alguna comparativa entre los que estés barajando, y busques (en flickr, por ejemplo) fotos realizadas con ellos. Ahora sabes en qué te tienes que fijar y buscarás viñetas y nitidez en las esquinas, aberraciones en los detalles finos de alto contraste, deformaciones en las líneas verticales y contraste a grandes aperturas. ;)

Eso sí, a largo plazo sale mejor invertir en un buen objetivo que en la ultima cámara del mercado.

Entonces, ¿Qué objetivo me compro?

Primero, si has leído hasta aquí, ¡enhorabuena! :)
Segundo, ya deberías tener las cosas un poco más claras y sabrás que la pregunta que debes hacerte en primer lugar es para qué lo quieres.

Como norma general, creo que busques lo que busques, la apertura máxima es algo en lo que siempre te vas a tener que fijar ya que aunque estés seguro de que nunca te vas a encontrar en una situación de poca iluminación, recuerda que las grandes aperturas también tienen otras ventajas que te pueden interesar.

Si quieres un objetivo para tus viajes lo mejor es que vayas a por un zoom con un rango lo suficientemente amplio como para no tener que estar parando al grupo porque quieres un detalle del reloj del campanario y 3 minutos más tarde quieres una panorámica de los canales con el gran angular, y poco después quieres hacerle una foto a un pajarito que se ha posado en lo alto de esa chimenea.
Un objetivo con apertura máxima de 2.8 sería genial para fotografiar las calles por la tarde/noche, cuando enciendan las farolas.

Para retrato se suelen utilizar objetivos normales o teleobjetivos cortos, digamos entre 50mm y 200mm, ya que la deformación geométrica que provocan los angulares modifica el aspecto de las personas. Para mal. :)
Además, un tele te va a permitir obtener un fondo más desenfocado, y esto en retrato se valora mucho. Y para esto, cuanto mayor sea tu apertura, más fácil es de conseguir.
Así que ya sabes, si tu objetivo es un zoom, es mejor que te alejes un poco y utilices una longitud focal más alta si no quieres que tu modelo parezca Mr. Potato.

Deformación retrato dependiendo de la longitud focal
Fíjate cómo cambia la geometría de la cara dependiendo de la longitud focal. Fotos de Ismael Espinosa.

Si lo que te gusta es el paisaje, ¿que duda cabe? vas a necesitar un gran angular o super gran angular. Ten en cuenta que si tu cámara tiene sensor APS-C el ángulo de visión aparente será menor. El mismo 14mm en una full-frame cunde mucho más.
¿He dicho ya que como norma general busques objetivos luminosos? :) Aquí también es muy importante.

Para la fotografía de fauna… bueno… lo más seguro es que no estemos hablando de la fauna del zoo, así que seguramente vas a tener que estar lejos. Teleobjetivo ¿y?… Exacto; la máxima apertura que puedas.

Para fotografiar bichitos y detalles, busca la marca “Macro” en tu objetivo para poder enfocar desde más cerca.

Estos eran algunos ejemplos que seguro que tú ya habías deducido si te has leído todo el artículo. Ojo, cuando digo máxima apertura no quiero decir que dispares siempre a f/2.8, sino que al buscar un objetivo, si puedes, sea de los luminosos.

Espero que te haya gustado tanto como a mi me ha costado de escribir. :) Y sobre todo que hayas visto la luz en algún tema en el que pudieras tener tus dudas.
Y ¿sabes ya la respuesta a la duda que planteaba en el tercer párrafo? …la del objetivo 83X. ;)

¿Quieres seguir leyendo?

La siguiente entrada en el Índice de fotografía es:

18 Feb 17

Qué es el factor de recorte; FX vs DX
5/5 (de 7 votos)

Qué es el factor de recorte; FX vs DX

¿Qué es el factor de recorte? ¿Qué significa DX? ¿Y FX? ¿Puedo montar objetivos DX en mi cámara Full Frame? ¿Qué es APS-C?

¿Te ha gustado esta entrada?

Deja un comentario


logo fotoversia© fotoversia.com -

icono fotoversia
¿Te gusta lo que estás leyendo?
Visita fotoversia.com en facebook y hazte fan
para estar al día. ;)
cerrar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies. Pincha el enlace si necesitas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies