Ajustar el enfoque automático; backfocus y frontfocus

4.89/5 (de 9 votos)

Ajustar el enfoque automático; backfocus y frontfocus

¿Problemas con el auto enfoque? ¿Quieres solucionar tu backfocus o frontfocus?
categoría/s:

El sistema de enfoque automático o autofocus de tu cámara puede no ser todo lo preciso que podrías esperar en algunas situaciones. Aprende aquí a ajustarlo para que no te fastidie la mitad de las fotos de una sesión.

Lo primero de lo que debemos asegurarnos es que el problema está en el sistema autofocus y no en un error por nuestra parte. Puede que enfocar de modo automático parezca algo de lo más sencillo y que basta con hacer la famosa media pulsación en el disparador para tener el enfoque garantizado en el punto en que nosotros queríamos tenerlo. Pero en realidad debemos tener en cuenta una serie de detalles que se nos pueden estar pasando.
Antes de nada asegúrate de haber leído el manual de tu cámara y la entrada sobre los modos de enfoque automático que publiqué hace un tiempo.

También hay que tener en cuenta que no es un sistema infalible y que puede tener dificultades en situaciones de poco contraste, poco detalle en las texturas, baja iluminación o encontrarse con problemas para enfocar a través de cristales, vallas metálicas y ese tipo de cosas. Por ejemplo, enfocar una ramita fina con un fondo muy confuso puede resultar complicado.

Algunos detalles sobre los puntos de enfoque

En segundo lugar, vamos a ver con un poco más de detalle qué son los puntos de enfoque y cómo funcionan.
Los cuadraditos que ves a través de tu visor, en realidad no son más que una representación de lo que realmente se esconde tras el sistema de enfoque. Estas marcas solo te indican el lugar en el que se encuentran los sensores de enfoque con respecto al marco de tu encuadre. Los verdaderos puntos de enfoque se encuentran dentro del cuerpo de tu cámara, en la parte inferior, y reciben la luz gracias a los espejos que situados entre el sensor y tu objetivo.
Estos sensores ni siquiera son cuadrados. Son lineales y unos se encuentran en posición vertical, otros en horizontal y unos pocos tienen forma de cruz, que son los más precisos ya que son capaces de detectar detalles en los dos sentidos.
En la siguiente imagen verás la matriz de puntos que ves a través de tu visor y, marcados en rojo, la forma real de los sensores de enfoque.
verdaderos-puntos-de-enfoque
Además, estos sensores suelen ser más alargados de lo que sus representaciones muestran en el visor y pueden no estar colocados exactamente en el centro de tus cuadraditos, como se ve en la mitad derecha de la imagen. Esto hace que muchas veces creamos estar apuntando con mucha precisión a un detalle muy concreto pero el sistema de enfoque haya estado haciendo sus cálculos un pelín más allá… o un mucho más allá si es un detalle aislado. Esto será especialmente fastidioso cuando estemos trabajando con muy poca profundidad de campo y se hará mucho más evidente este pequeño desplazamiento.

Qué es el frontfocus. Qué es el backfocus.

Más allá de estas pequeñas diferencias de posición entre los sensores y sus marcas del visor, puede que tu cámara no haya venido demasiado bien calibrada de fábrica como fue mi caso y el de muchos de los propietarios de la Nikon D7000, famosa por este tipo de problemas.

En la siguiente imagen verás cómo redireccionan la luz los espejos hacia el sistema de autofocus y hacia tu visor al mismo tiempo. Hay un espejo para el visor (espejo principal o espejo VF, de View Finder) y otro para el módulo de enfoque (espejo secundario) que se superponen y envían la luz cada uno en una dirección. En espejo principal es semitransparente, dejando pasar parte de la luz hacia el secundario. En la siguiente imagen queda todo mucho más claro.
Espejos de una réflex y sistema de enfoque automático

Cómo se puede deducir de la imagen, si la distancia entre el espejo secundario y el módulo de enfoque no es exactamente la misma que hasta el plano focal (sensor), tu enfoque puede no quedar perfecto. Con el siguiente ajuste vas a compensar esta posible diferencia en la configuración de tu cámara.

Si tu cámara está enfocando más lejos, por detrás de lo que esperabas, tu problema es de Backfocus.
Si tu cámara enfoca más cerca, por delante de lo que esperabas, tu problema es el Frontfocus.
Si enfocando al ojo de tu modelo ves que lo que acaba saliendo enfocado es la oreja, BackFocus.
Si enfocando al ojo de tu modelo lo que sale enfocado es la punta de la nariz, Frontfocus.

Repito que esto ha de ser un problema constante y no una situación puntual que podría deberse a mil cosas diferentes.

Este problema también puede tener su origen en el objetivo ya que sus piezas también están colocadas con gran precisión y puede haber alguna pequeña imperfección. La forma de solucionarlo es la misma. La única diferencia es que notarías que el back/frontfocus no sucede con todos los objetivos o no en la misma medida.

Ajuste fino o microajuste del autofoco

Cómo de costumbre, tengo que recomendarte que compruebes en tu manual si tu cámara dispone de un sistema de ajuste fino del sistema de enfoque automático ya que las cámaras más sencillas no lo incluyen.
Una vez comprobado esto solo tendrás que corregir, objetivo por objetivo, esa pequeña desviación que pueda tener tu cámara, o tu objetivo si es que solo te falla alguno de ellos.
Para eso tendrás que imprimir una carta (o tarjeta) de ajuste del autofocus. Encontrarás un montón por internet pero yo acabé preparando la mía propia ya que de todas las que encontré, en unas me gustaba una cosa y en otras otra. Así que, al final de esta entrada encontrarás el enlace para descargarla en PDF y poder imprimirla.

Colocación tarjeta de enfoqueEl método consiste en colocar la impresión sobre una mesa bien iluminada y colocar tu trípode de manera que entre el plano de la mesa y la línea de visión de tu cámara se forme un ángulo de unos 45º.
La tarjeta de enfoque que encontrarás en la página primera del PDF está pensada para realizar esta prueba desde bastante cerca. Si necesitas alejarte un poco más de la tarjeta imprime únicamente la página número dos, que es lo mismo pero a mayor escala (aquí los milímetros ya no serán milímetros).
Una vez tengas esto preparado solo tienes que hacer una foto enfocando a la línea de contraste que se encuentra en el centro de la imagen. Estos dos semicírculos están pensados para asegurarse de que tu cámara no enfoca un poco más arriba ni un poco más abajo, sino justo en el centro que es dónde más detalle va a encontrar el sistema.

Al comprobar la foto resultante verás si tu cámara está enfocando con backfocus o frontfocus… ¡o está perfecta! :)
Solo tienes que acudir al menú de tu cámara y corregir el valor de ajuste hacia los números positivos o hacia los números negativos corrigiendo la desviación que hayas detectado.
Te recomiendo hacer esta prueba a diferentes aperturas y diferentes longitudes focales si tu objetivo es un zoom.
Las primeras pruebas puedes hacer con grandes aperturas ya que te resultará más sencillo detectar el problema.

No hay que hacer esto cada vez. La cámara memorizará el ajuste para cada uno de tus objetivos y activará uno un otro dependiendo del que estés utilizando.
Si tienes algún objetivo sin CPU, la cámara no puede relacionar este ajuste con el objetivo así que deberás activarlo seleccionándolo de la lista.

Es posible que al final de todos tus ajustes veas que el resultado es diferente para cada objetivo. Esto significará que has corregido también posibles desviaciones en los objetivos y que el problema no estaba únicamente en la cámara.

Posición de los puntos de enfoque

Si te has descargado mi tarjeta de enfoque habrás visto las líneas verticales y horizontales, un poco más anchas que hay por la parte exterior de la imagen. Esta líneas te servirán para localizar con exactitud la posición, y la longitud, de tus puntos de enfoque.

El método consiste en pegar la tarjeta de enfoque en la pared con un poquito de celo. Iluminas bien el folio y te sitúas enfrente.
Vamos a empezar con una de las líneas verticales.
Ahora vas a apuntar con tu punto de enfoque central a la zona en blanco del papel, cerca de la línea vertical. Aquí la cámara no debería poder enfocar ya que no encuentra ningún detalle en el que fijarse. El enfoque irá hacia delante y hacia atrás. Mantén la media pulsación en el disparador y desplázate de modo que tu punto de enfoque poco a poco se acerque hacia la línea vertical. En cuanto tu cámara consiga enfocar habrás encontrado el inicio de tu punto de enfoque.
Repite este proceso con la línea horizontal y con todos los puntos que tu paciencia y tu curiosidad aguanten. :)
Ten en cuenta que algunos de los puntos de enfoque son solo verticales, otros solo horizontales y algunos (o uno solo) de cruz. Esto tendrás que comprobarlo en tu manual.

Si después de estos ajustes tienes todos los valores de ajuste fino muy altos o incluso llegas al extremo del ajuste con la sensación de que no acabas de enfocar correctamente, puedes leer esta otra entrada sobre el ajuste físico de la posición de los espejos en tu cámara para acabar de poner a raya al dichoso backfocus o frontfocus.

Y aquí tienes la tarjeta de enfoque. Espero que te sea útil. ;)
Tarjeta de enfoque

¿Quieres seguir leyendo?

La siguiente entrada en el Índice de fotografía es:

29 Oct 16

¿Qué es un archivo RAW?
4.67/5 (de 3 votos)

¿Qué es un archivo RAW?

Al guardar las fotos en formato RAW obtendrás la información capturada por el sensor completa. Al revelar lo notarás.

¿Te ha gustado esta entrada?

Deja un comentario


logo fotoversia© fotoversia.com -

icono fotoversia
¿Te gusta lo que estás leyendo?
Visita fotoversia.com en facebook y hazte fan
para estar al día. ;)
cerrar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies. Pincha el enlace si necesitas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies