Reglas básicas de composición en fotografía

4.92/5 (de 12 votos)

Reglas básicas de composición en fotografía

Lista de reglas de composición básicas. ¡Esto va a suponer un antes y un después en tu forma de ver y hacer fotografía!
categoría/s:

En una entrada anterior vimos lo importante que es la composición en tus fotos para facilitar la lectura de la misma o potenciar el mensaje que pretendes trasmitir. En esta ocasión vamos a repasar unos cuantos consejos o reglas de composición que te van a permitir mejorar tus fotos de manera espectacular muy fácilmente

Las reglas están para romperlas, se dice. Pero cuando se rompen debe saberse el efecto que esto va a provocar para poder hacerlo cuando sea necesario o cuando el resultado vaya en consonancia con lo que pretendes trasmitir.
Siguiendo algunos de estos consejos notarás inmediatamente cómo cambian tus imágenes. ¡A mejor!
A partir de ahora fíjate cómo se respetan estas reglas en las fotos que veas, o en el cine, o en la pintura y te darás cuenta de esta breve lista es el resultado de siglos de estudio de la composición y que se utilizan de forma universal.

Esto es lo básico. Más allá de los siguientes consejos, la composición no es tan fácil de resumir en una lista de reglas y consejos.
Pero es un buen lugar por el que empezar y descubrir el objetivo de todo esto.

Regla de los tercios

La regla de los tercios es una de las primeras que se aprende y una de las más fáciles de aplicar.
Consiste en dividir el encuadre en tres tercios verticales y tres horizontales. Es muy posible que tu cámara tenga una opción que te permita ver esta “rejilla” a través de tu visor cuando encuadras. Esto resulta muy útil.
También te encontrarás con estas líneas guía en programas como Photoshop o Lightroom.
Bien, pues las líneas que acabas de dibujar mentalmente en tu imagen representan las zonas en las que deberías situar tu/s elemento/s principal/es ya que son líneas más potentes que el centro de la imagen.
En la siguiente imagen verás las líneas de los tercios marcadas en amarillo y sus intersecciones con círculos blancos. Las líneas rojas únicamente marcan los centros y las verdes resaltan el triángulo creado por las cabezas de los personajes.

La regla de los tercios en composición
Un composición muy estática con especial atención a la regla de los tercios.

Todos tendemos en un principio a centrar en la imagen nuestro punto de interés principal pero esto puede ser un gran error.
A parte de las líneas de los tercios, tenemos sus intersecciones. Esos cuatro puntos que definen los cruces de estas líneas son los lugares de más fuerza en tu encuadre. Aprovéchalos.

También puedes tener en cuenta esta regla de los tercios cuando tu encuadre incluye el horizonte. Es fácil situarlo en el centro de la imagen pero no es lo más recomendable. Decide si lo más importante en tu foto es el cielo o el suelo, y dale más importancia acercando el horizonte a una de las líneas de los tercios en vez de dejarlo en el centro vertical.
Horizonte y regla de los tercios

Regla de la mirada

Esta es también muy sencilla de aplicar.
Cuando estás realizando un retrato a una persona, o animal, o peluche… o cualquier cosa que tenga ojos, lo normal es que des más aire por el lado del encuadre hacia el que está mirando.
Estaremos creando tensión si lo hacemos al revés. Una cara cuya mirada está demasiado cerca del borde del encuadre es desconcertante.
Un consejo, léete la entrada sobre los modos de enfoque antes de practicar esta regla ya que si estás en modo automático es posible que tu modelo no sea lo que acabará estando enfocado.
Como cualquier otra de esta lista, es una regla que se puede romper, pero siempre a sabiendas del efecto que va a provocar.

Regla de la mirada
La inclinación del fondo, la dirección de las líneas de fuga y el haber roto la regla de la mirada hacen que esta imagen resulte muy dinámica.

En la foto que sirve de ejemplo verás que no se ha respetado la regla de la mirada. El personaje de la foto se mueve hacia la izquierda que es dónde menos espacio se muestra. En esta imagen se ha forzado para provocar sensación de velocidad, de inmediatez, de que el momento ha pasado. Es más dinámica.

Direccionalidad

Esta regla es muy parecida a la anterior pero teniendo en cuenta que tu modelo no es un ser con ojos. :)
Si estás haciendo una foto a un coche, un tren, una espada… cualquier objeto que pueda indicar una dirección o moverse en una dirección determinada, lo mejor es que des más espacio a tu encuadre en esa dirección.
El efecto sería el mismo que en la regla de la mirada y al no respetar esta regla también consigues los mismos efectos.
Imagínate hacer una foto a un coche de Formula 1 en plena carrera y dejarlo con el morro pegado al borde de la foto. ¿Qué efecto produciría tener todo el espacio vacío detrás del coche en vez de tenerlo delante? ¿Te interesa ese efecto?
En la siguiente foto verás que la foto de la izquierda respeta el espacio que piden las piernas por su dirección. A la derecha se ha estirado el fondo (un poco a lo bruto, y solo para este ejemplo) para ver el resultado de dejar el espacio al lado opuesto.

Direccionalidad
En la foto de la derecha he estirado el fondo para quitarles espacio a las piernas.

Horizontalidad

Horizontalidad en fotografíaProcura que las líneas de horizonte y/o las líneas verticales se vean realmente verticales u horizontales. Fíjate en esto durante la captura de tus fotos pero si la vista te engañó durante la toma, endereza tus fotos en Lightroom o Photoshop. Es algo que va a desviar fácilmente la atención y va a restarle importancia a lo que realmente quieres que veamos en tu foto.
Esto puede resultar un poco más complicado cuando no tienes referencias claras. En este caso puede que tu cámara incluya un horizonte virtual que podrás activar desde la configuración. También existen trípodes que incluyen un pequeño nivel de burbuja que te será muy útil. Y sino, llevar en la mochila uno pequeño siempre viene bien.
Cuando te tengas que fijar en las líneas verticales en lugar de las horizontales, la deformación que pueden producir los objetivos angulares hará que no todas las líneas tengan la misma inclinación. Procura mantener verticales las que se encuentren cerca del centro de la imagen.
Si se nota que la imagen está inclinada crearás una tensión y una incomodidad que quizá no quieras en esa fotografía… o puede que sí. :)

No cortes por las articulaciones

Cuando estés encuadrando un retrato intenta evitar cortar la foto por alguna de las articulaciones del cuerpo. No solo con personas, con los animales sucede lo mismo. Puedes cortar a medio muslo, por la mitad del antebrazo, por encima de la cintura, por debajo de los hombros… Pero evita siempre que el encuadre divida los codos, muñecas, rodillas, cintura. El efecto suele ser bastante feo.

Evita cortar tu encuadre por los tobillos, rodillas, codos o cualquier articulación.

Dejar claro el centro de interés

Esto es algo que siempre deberías tener presente. Has hecho una fotografía porque quieres enseñarle algo al que la ve. Has hecho una foto a un perrete corriendo divertido por el parque. Pero alrededor del perro hay árboles, una papelera, un señor comiéndose un helado, unos pájaros volando en formación y un mimo al fondo simulando estar dentro de una caja… ¿Crees que el que vea tu foto se va a fijar en el perro? Jajajaj
Gran parte del esfuerzo que tienes que hacer es conseguir que el que vea la foto sepa que lo que querías que viera es el perrito corriendo con la lengua fuera.
Para esto puedes recurrir a muchos recursos diferentes. Entre otros, puedes reducir la profundidad de campo, acercarte al perro, esperar a que el mimo se vaya o cambiar tú de posición, cambiar el ángulo de visión… Piensa a ver cómo vas a aislar al perrete de todo ese follón.
Muchas veces el entorno es importante para el mensaje. Otras veces no. Si sobra, no lo metas en tu encuadre.
Y ya de paso, ya que el perro está corriendo, ¿te acuerdas de la regla de la mirada y la de los tercios? ;)

Centro de interés
En esta foto se ha elevado el punto de vista para omitir el fondo de la escena consiguiendo un entorno
muy neutro.

KISS (Keep It Simple, Stupid)

A veces los anglosajones tienen muy poco tacto al poner nombres al las cosas pero el caso es que es una regla mnemotécnica como cualquier otra y lo cierto es que me bastó con oírla una vez para no haberla olvidado.
Su significado es “Mantén tu foto sencilla, estúpido”. Con perdón. Simplifica siempre que puedas su lectura.
La idea es de nuevo es que te asegures de eliminar de tu composición todo lo que no aporte algo importante en tu foto.

Keep it simple, stupid
El contraste de colores y la “asfixia” de la flor entre los tallos era lo único que importaba en esta foto. El resto del campo no hacía ninguna falta.

Llena el encuadre (Fill the frame)

Fill the frame
Llena el encuadre con lo que llame tu atención.

Esta regla puede confundirse con las dos anteriores y es que para mantener la imagen sencilla y dejar claro el centro de interés lo más fácil es reducir tu composición a un solo elemento. Pero los dos consejos anteriores no se refieren exactamente a eso sino a reducir distracciones en tu imagen. En minimizar el mensaje.
Lo que sí que empieza a quedar claro a estas alturas es que es muy importante centrarse en lo que queremos mostrar en una foto.
Al recomendarte rellenar el encuadre te están aconsejando que si no te hace falta que se vea el entorno no lo incluyas. Si tu foto es de un balón de baloncesto, ¿estás seguro de querer que se vea la cancha completa?
Si lo que quieres enseñar es la cara de emoción de un peque al abrir un regalo, ¿estás seguro de querer mostrar también la tele del salón o la jaula del periquito?
Acércate. Más. Más.
Una de las citas de Robert Capa dice así, “Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, es que no te has acercado lo suficiente”. Más claro, agua.

Qué es el espacio negativo

Esta viene a rompernos un poco los esquemas como contrapunto a algunas de las reglas anteriores, siempre que lo que rodea nuestro sujeto sea lo suficientemente neutro. El espacio negativo es todo lo que se pueda considerar vacío en tu foto. Es decir, un espacio sin detalles. Un fondo blanco, negro o de color, pero que no aporta ninguna información y que ocupa una parte muy importante de la imagen.
Pero si no aporta ninguna información, ¿no hemos dicho que debía eliminarlo de mi foto?
El espacio negativo bien empleado da muchísima fuerza a una foto. Puede trasmitir soledad, calma o tranquilidad pero también todo lo contrario. Enfatiza el sujeto principal de tu imagen.
No es tan frecuente encontrar situaciones con espacio negativo pero imagínate al trapecista del circo flotando en el aire sobre una gran mancha negra del fondo.

Espacio negativo
Ejemplo de espacio negativo. “Claroscuro”, fotografía de Olga Marqués.

Todo ese espacio “en blanco” es un elemento más de tu composición y está muy lejos de no decir nada.
En la foto que verás sobre estas líneas, la figura de la persona gana muchísima fuerza a pesar de ocupar una parte muy pequeña de la imagen.
Si te fijas, tampoco está centrada en el encuadre sino en uno de los puntos más fuertes siguiendo la regla de los tercios.
Estos, y otros detalles son los que alteran el mensaje que trasmite esta foto y deja de ser una simple foto de una señora apoyada en una mesa a ser una imagen de gran impacto visual.

Líneas y curvas, el flujo de la mirada

Las líneas y curvas son claras guías para la mirada del espectador. Acompañan la mirada y guían la lectura de tu imagen. Lo ideal sería que las líneas y curvas llevaran a tu punto de interés.
La perspectiva que generan las líneas paralelas de una carretera hacia el horizonte o los meandros de un riachuelo llevarán la mirada del observador directamente a un punto concreto de tu imagen.
Aprovecha también la geometría de los edificios, las líneas de una fila de mesas, los cercados en el campo, las líneas que generan las luces y sombras en un barrido.
Si consigues combinar estas propiedades de las líneas y curvas con otras reglas tendrás asegurada una lectura correcta de tu imagen.

Líneas de perspectiva y curvas
En esta foto las huellas del tractor guían la mirada a través de la imagen.

Repetición de elementos

La fotografía de elementos repetitivos es siempre interesante. Al tratarse de un mismo elemento repetido varias veces es fácil interpretarlos como una unidad convirtiéndolos en un único elemento de tu imagen.
Debes tener cuidado porque como hemos dicho antes, la mirada suele buscar un centro de interés único en cada imagen y las repeticiones suelen carecen de este punto diferenciado.
Si estás fotografiando las cien ventanas idénticas de un edificio pero en una de ellas hay una sábana colgando, ¿dónde crees que se centrará la atención?

Elementos repetidos
En este grupo de patitos, ¿alguno llama tu atención? ¿Está en el centro del encuadre? ¿Adivinas el objetivo de eliminar la información de color?

Grupos de tres

Los pequeños grupos suelen preferirse en número impar, y los grupos de tres son los favoritos. ¿Por qué? Pues porque dos son muy pocos y cuatro demasiados. Jajajaj
Los grupos de dos suelen verse como algo cerrado, una par no es un grupo, son dos. Hay una conexión demasiado estrecha entre los dos elementos y se ven también como una unidad, no como grupo. Mientras que los grupos de más de tres elementos ya son multitud. Se ven como un grupo “grande” que además puede peder fuerza al dispersarse la atención entre demasiados elementos. De ahí el número mágico de tres.
Si vas a hacer una foto de unas gotitas de rocío colgando del tallo de una flor, procura que sean tres.
Un grupo de tres pajaritos en un cable será un centro de atención mucho más claro que si son seis. ¡Espanta tres!

Grupos de tres
Tres es el número perfecto. Seguimos hablando de fotografía.

Psicología del color

Teoria del colorMás que una regla de composición es un primer acercamiento a la psicología del color, un tema muy amplio. Analiza las sensaciones que percibes en las fotos que veas centrándote en cómo los colores de la misma modifican el mensaje que recibes.
Todos sabemos que los colores fríos (azules y verdes) cogen su nombre de la sensación que trasmiten, y que los cálidos (rojos, naranjas, amarillos) añadirán calidez a tus fotos.
Hay que cuidar la armonía entre los colores. Son otro de los elementos de tu composición y debes jugar con ellos igual que con cualquier otro elemento.
¿No te has fijado la fuerza que tienen algunas fotos en blanco y negro? En muchos casos lo que se ha hecho es eliminar la información de color de la foto para evitar distracciones, simplificar su lectura, jugar con menos elementos y centrarse en contrastes más que en colores.
Ten en cuenta que dependiendo de la hora del día también vas a conseguir colores y contrastes diferentes.

Planos

Muchas veces vamos a necesitar dar una sensación de profundidad en nuestras fotos pero en fotografía nos vemos limitados a una imagen bidimensional para representar un espacio tridimensional.
Uno de los recursos más utilizados para dar sensación de profundidad, de tridimensionalidad (no sé ni si esa palabra existe) en una imagen es disponer nuestros elementos en varios planos paralelos frente a nuestra cámara.
Podemos tener un plano cerca de nosotros y un plano de fondo. O podemos disponer nuestros elementos en tres planos diferenciados.
Normalmente la vista se centrará en el plano más cercano al espectador a menos que guiemos su vista hacia otro punto.
Además, ya conocemos un truco muy eficaz para destacar o aislar un plano de otro, ¿a que sí? Exacto. Reduciendo la profundidad de campo conseguiremos definir el plano que más nos interesa y de paso, aislamos nuestro sujeto sin perder profundidad en la imagen. Y si desenfocamos mucho el fondo podemos llegar a hablar de espacio negativo y de KISS! :)

Planos y profundidad en una foto
En esta foto conseguimos profundidad en la imagen incluyendo tres planos; el sacacorchos, la botella y el fondo de vegetación.

Marcos naturales

Cómo has visto, todas estas reglas se centran en dejar bien claro al espectador qué es lo que queremos que vea en nuestra foto. Centrar el punto de interés colocándolo en una zona determinada de la imagen, aislándolo del resto de elementos, guiando la mirada del espectador… Pues otra forma de destacar un elemento es enmarcándolo y nuestro entorno está repleto de marcos naturales. O artificiales, pero que están ahí y forman parte del escenario. Podemos aprovecharlos y utilizarlos en nuestro beneficio.
Unas ramas bajas, una puerta o ventana, un túnel…
Seguro que encuentras un montón de ejemplos de marcos naturales que dejan muy claro qué es lo que estamos fotografiando.
El marco no tiene porqué estar completo. Es posible que solo tengas que enmarcar tu imagen por dos de los cuatro lados para conseguir rápidamente el efecto deseado.
Ojo, porque el marco también podría restarle interés a tu modelo. Imagínate a tu pareja centradita en las puertas de Notre Dame de Paris… igual queda demasiado pequeña para llamar la atención frente a tanto detalle.

Marcos naturales en composición
Ejemplo de marco natural.
Foto de Olga Marqués

La proporción aurea

La divina proporciónY cómo no hablar de la espiral áurea, proporción áurea, el número aureo o la… ojo… ¡divina proporción!
La espiral aurea es una espiral con una razón de crecimiento basada en el número aureo, representado por el símbolo Φ (número fi). En la wikipedia podrás leer mucho sobre este tema y verás que está presente de forma natural en la naturaleza, valga la rebuznancia.
La espiral aurea es la respuesta de los teóricos de la estética a la búsqueda de la proporción ideal entre los elementos que forman una composición. La belleza absoluta. La armonía total.
Miguel Ángel, Leonardo da Vinci e incluso los antiguos egipcios se apoyaban en la divina proporción en sus composiciones y construcciones para alcanzar la armonía en sus obras.
Fíjate en esta entrada sobre la composición áurea y dime a qué te recuerda.

No siempre podrás sacar provecho de todos estos consejos pero en otras ocasiones podrás combinar varios de ellos. Unos son más fáciles de aplicar que otros, o más frecuentes, pero si los tienes en cuenta para tus siguientes fotos verás como consigues trasmitir mucho más.
¿A que ahora vas a ver mirar las fotos de otra manera?

Gracias a Olga Marqués por permitirme utilizar dos de sus fotos para ilustrar los apartados de marcos naturales y espacio negativo. ;)

¿Quieres seguir leyendo?

La siguiente entrada en el Índice de fotografía es:

18 Feb 17

El objetivo
5/5 (de 13 votos)

El objetivo

En esta entrada aprenderás a distinguir los objetivos por las siglas de su nomenclatura para poder utilizar uno u otro según la necesidad.

¿Te ha gustado esta entrada?

Deja un comentario


logo fotoversia© fotoversia.com -

icono fotoversia
¿Te gusta lo que estás leyendo?
Visita fotoversia.com en facebook y hazte fan
para estar al día. ;)
cerrar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies. Pincha el enlace si necesitas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies