Funcionamiento básico de una réflex digital

4/5 (de 10 votos)

Funcionamiento básico de una réflex digital

En esta entrada vamos a conocer el funcionamiento más básico de una cámara réflex y sus componentes principales.
categoría/s:

Qué partes componen nuestra cámara réflex, cómo influye cada uno en la toma de fotografías y cómo podemos controlar estos elementos para influir en el resultado final.

Si te has leído la entrada anterior sobre la cámara estenopeica (cosa que te recomiendo) habrás visto que una cámara consiste básicamente en un orificio por el que se deja entrar la luz durante un determinado tiempo para que pueda ser registrada sobre la superficie fotosensible, el papel fotográfico.
La misión de tu réflex es exactamente la misma pero añade una serie de sistemas mecánicos, electrónicos e informáticos para añadir mucha más precisión y sencillez en todo el proceso.

Construcción de una cámara estenopeica
Elementos necesarios para la construcción de una cámara estenopeica sencilla

Dónde antes teníamos un agujerito en la lámina de papel de aluminio, ahora tenemos un objetivo compuesto por varias lentes y un diafragma.
Dónde antes teníamos una cartulina negra tapando el orificio de entrada de la luz, ahora tenemos un obturador de cortinilla.
Dónde teníamos una papel fotográfico, curvado al fondo de nuestra lata, ahora tenemos un sensor electrónico.
Y todo esto, comparándolo con nuestra famosa cámara estenopeica, va a mejorar la calidad objetiva de la imagen capturada, simplificando al mismo tiempo las tareas más comunes y los ajustes que necesitan se modificados con más frecuencia.

Nota: A las cámaras réflex digitales se les llama DSLR, de Digital Single Lens Réflex, o lo que es lo mismo, Réflex Digital de Objetivo Único. Ahora mismo veremos de dónde viene lo de réflex pero lo de objetivo único se refiere a que solo lleva un objetivo a la vez, intercambiable, pero uno a la vez. :)

El objetivo y el diafragma

Ahora disponemos de un objetivo compuesto por varias lentes y un diafragma. Las lentes de nuestro objetivo permiten controlar el ángulo de visión de nuestra cámara, intentando mantener al mismo tiempo las características propias de la imagen como la fidelidad de color, los contrastes, las deformaciones geométricas de la imagen, nitidez… y al mismo tiempo, aprovechando al máximo la luz disponible.
Puedes leer la entrada sobre el objetivo para profundizar un poco más en el tema.
Funcionamiento básico de un objetivo
En algún punto del objetivo nos encontramos con el diafragma, que nos va permitir modificar su apertura para dejar pasar más o menos luz según nos interese.
Por medio de un dial en el cuerpo de la cámara o de un anillo de diafragmas en el propio objetivo podremos variar esta apertura muy rápidamente y siguiendo una escala estandarizada de pasos, que regula la cantidad de luz que vamos a dejar pasar en cada momento.

El obturador

El obturador está compuesto por dos cortinillas, una superior y una inferior, que impiden el paso de la luz hacia el sensor que se encuentra justo detrás.
Cuando pulsamos el disparador la cortinilla superior se desplaza, permitiendo que la luz alcance el sensor durante un tiempo que habremos definido previamente. Al terminar este tiempo, la cortinilla inferior cierra de nuevo el paso. Aquí la exposición ha terminado y las dos cortinillas vuelven a su posición inicial de reposo.
Parte del característico sonido de disparo de las cámaras réflex se debe a este mecanismo del obturador.
Funcionamiento del obturador de una cámara

El sensor

El sensor sustituye al papel fotográfico de nuestra cámara estenopeica o a la película fotosensible en las cámaras “analógicas”. Es el encargado de transcribir la luz que recibe en información digital.
Si estamos trabajando en JPG esta información se optimiza, se le aplican una serie de ajustes como contraste, brillo o saturación y se comprime para guardarla en la tarjeta de memoria. Si seleccionamos el modo RAW en lugar de JPG, la información se guarda en su totalidad, sin ningún tipo de compresión o pérdida de información. Suena bien, pero ya veremos porqué esto es más que interesante.
Tamaños de sensor en cámaras fotográficas digitales
Existen diferentes formatos y tamaños de sensor entre los que destacan los full-frame, APS-C y 4/3 por su popularidad.
La resolución del sensor se mide en megapíxeles y es importante entender que no está directamente relacionada la calidad del sensor con su resolución.
La resolución es la cantidad de puntos sensibles que tiene el sensor y determina el tamaño final de la imagen tomada.
Tampoco hay que confundir el tamaño del sensor con su resolución. Hay sensores muy pequeños en tamaño pero con grandes resoluciones.

El pentaprisma

Cuando la luz pasa por un pequeño agujero como la apertura del diafragma, la imagen proyectada se invierte tanto vertical como horizontalmente. De hecho, así es como la recibe nuestro sensor. Durante la exposición se deja pasar la luz directamente hacia el sensor, que se encuentra alineado con el eje central del objetivo, pero antes de esto necesitamos poder analizarla a través de nuestro visor que se encuentra a otro nivel.
Por este motivo, entre el objetivo y nuestro visor encontramos un espejo que se encarga de esto, redirigiendo la luz hacia arriba e invirtiendo al mismo tiempo la imagen en el eje vertical. Una vez a la altura del visor necesitamos un nuevo espejo que la conduzca directamente a nuestros ojos pero volveríamos a invertir la imagen. Además todavía debemos invertirla en el eje horizontal.
Ahí es dónde entra en juego el famoso pentaprisma, invento de Pentax y que da forma de joroba a nuestra cámara en su parte superior; enderezar la imagen en horizontal sin volver a invertirla verticalmente. Tan importante es esta combinación de espejos y pentaprisma que acaba dando nombre al sistema completo; réflex.
Funcionamiento básico de una cámara réflex
El movimiento del espejo al retirase durante la exposición y volver a su posición inicial al finalizar, es lo que provoca el resto del sonido típico de una réflex.
Debido al funcionamiento de estos espejos, mientras miras por el visor la imagen no llega al obturador y durante la exposición la imagen no llega al visor.

Hasta aquí, la parte física y mecánica de la cámara ya está descrita. Este es el funcionamiento básico de nuestra réflex. Lo que pasa después del sensor es puramente electrónico e informático y cada modelo de cámara tendrá sus opciones y sus características.
Dependiendo del modelo de cámara que tengas también obtendrás otro tipo de facilidades durante la gestión de estos elementos mecánicos ya que, por poner un par de ejemplos, te permitirán disparar varias fotos en ráfaga mientras mantienes pulsado el disparador o realizar varias tomas con diferentes aperturas en lo que se llama “exposure braketing” o horquillado de la exposición.

¿Quieres seguir leyendo?

La siguiente entrada en el Índice de fotografía es:

30 Oct 16

El modo manual (triángulo de la exposición)
4.57/5 (de 28 votos)

El modo manual (triángulo de la exposición)

Este es el primer bloque del curso de fotografía desde cero. Para los no iniciados o los que necesiten repasar.

¿Te ha gustado esta entrada?

Deja un comentario


logo fotoversia© fotoversia.com -

icono fotoversia
¿Te gusta lo que estás leyendo?
Visita fotoversia.com en facebook y hazte fan
para estar al día. ;)
cerrar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies. Pincha el enlace si necesitas más información. ACEPTAR

Aviso de cookies